Sustentabilidad, fortaleza de la industria queretana

Por:  Victor Vázquez y Rosa Vlencia

Septiembre  2019

Las acciones ambientales que implementan las empresas en sus procesos y operaciones tienen impactos positivos en la reducción de contaminantes, ahorros económicos y fortalezas competitivas dentro del mercado industrial. 

Tan solo en Querétaro, al corte de mayo 2019, 84 empresas ostentaban algún certificado vigente del Programa Nacional de Auditoría Ambiental (PNAA), que promueve la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de estos, 61 son de Industria Limpia, 22 de Calidad Ambiental y 1 de Calidad Ambiental Turística.

Datos proporcionados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), institución encargada de emitir las certificaciones, señalan que, el año pasado, 72 de estas empresas obtuvieron beneficios ambientales, logrando reducciones anuales por 3.1 millones de metros cúbicos de agua y 526.4 millones de kWh de consumo de energía. 

Además, por estas acciones, en la entidad se dejaron de generar 498,574 toneladas de CO2, 96,892 toneladas de residuos sólidos urbanos y de manejo especial, así como 17,045 toneladas de residuos peligrosos.

Para reconocer la mejora en su desempeño ambiental, la Profepa otorga a las empresas el certificado ambiental con validez de 2 años, el cual puede ser renovado subsecuentemente. 

La dependencia federal cuenta con tres distintivos: Certificado Industria Limpia, Certificado Calidad Ambiental y Certificado Calidad Ambiental Turística. 

“La empresa que participa en el PNAA y logra certificarse, mejora su desempeño ambiental, lo que genera beneficios ambientales que pueden ser traducidos en beneficios económicos”, resaltó la citada Procuraduría a través de un documento enviado a Mexico Industry, que explica la operación y beneficios de estas certificaciones.

ACCIONES

La empresa EXO-S, ubicada en San Juan del Río, es una de las plantas que implementa prácticas sustentables en sus operaciones.

La compañía de origen canadiense cuenta con la certificación IATF 16949, requisito de calidad para la industria de la automoción, la cual, entre otros rubros, busca se asegure la “reducción en la variación y residuos en la cadena de suministro”, así como la certificación ISO 14001, que respalda el plan ambiental de la compañía. 

Y es que el sector automotriz, principal cliente del fabricante de utillajes y piezas de plástico para aplicaciones altamente especializadas, está comprometido con la sustentabilidad, por lo que las OEM exigen a sus proveedores este tipo de certificaciones, explica Francois Ouellet, director de la planta sanjuanense.

“El medioambiente es muy importante para nosotros y además, el mercado automotriz, los OEM, nos piden estar certificados, es un requisito del mercado. Tenemos que asegurarnos que dejaremos algo al futuro y eso habla de medir y cuidar mucho para no contaminar el aire y hacer buen uso del agua”, indicó el directivo. 

Otro ejemplo de sustentabilidad e impacto global tiene su epicentro en Querétaro. Se trata de las acciones implementadas por Mabe para bajar las emisiones contaminantes de los refrigeradores que produce. El proyecto llamó incluso la atención de la Organización de las Naciones Unidas.

Un comunicado emitido por el Centro de Información del organismo internacional dio cuenta, en 2017, del arranque de la nueva línea de producción libre de hidroclorofluorocarbonos (HCFC) en la planta ubicada en Celaya, Guanajuato.

“Esta nueva línea de producción forma parte de un proyecto de eliminación de HCFC en la fabricación de espumas de aislamiento rígido de poliuretano para los refrigeradores domésticos de Mabe”, explicó el boletín informativo que detalla además que el proyecto fue impulsado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y la Semarnat, bajo el cofinanciamiento del Fondo Multilateral para la implementación del Protocolo de Montreal.

“El proyecto permitió que la empresa logre eliminar 55 toneladas potenciales de agotamiento del ozono, las cuales equivalen a la eliminación directa de 808.700 toneladas de dióxido de carbono (CO2). Esto significa evitar las emisiones generadas por 200.000 vehículos que circulan en la Ciudad de México durante un año”, resaltó la misiva.

Pablo Moreno Cadena, director de asuntos corporativos de Mabe, habló en entrevista del impacto que esta medida ha tenido en todo el mundo, pues la fabricante de electrodomésticos tiene presencia en más de 70 países, a donde llegan 71% de los productos hechos en México.

“Tres años invertimos para cambiar la tecnología, 18 millones de dólares gastamos en el proyecto de conversión de gases refrigerantes en la planta de Celaya, que se replicó en la planta de Manizales, Colombia y se replicó en Argentina”, donde tienen otra de sus fábricas.

La tecnología de Mabe es desarrollada en Querétaro, agregó el directivo, donde se ubica el Centro de Tecnología y Proyectos (TyP). Las innovaciones queretanas se comparten con General Electric (EE.UU.), empresa que adquirió 48% de la electrodoméstica mexicana en 1987 y con Qingdao Haier Co. (China), que se hizo a su vez de GE Appliances en 2016.   

“En Querétaro desarrollamos mucha de esa tecnología. Dentro del grupo de nosotros existe México a través del TyP; el equipo de Estados Unidos y el equipo de China, y compartimos entre los tres las mejores prácticas y te puedo decir que, en el tema de eficiencia energética, México contribuyó con un proceso mucho más competitivo en términos de incorporación de los estándares de eficiencia. Se escogen las tecnologías más competitivas y en este caso la de México fue la mejor de los tres”, resaltó orgulloso Moreno Cadena.

El Centro de Tecnología y Proyectos de Mabe cuenta con Certificación Calidad Ambiental y es que 80% de las plantas de esta compañía tiene alguna certificación, “resultado de una estrategia corporativa de sustentabilidad”, explicó el entrevistado.

BENEFICIOS

Gisel Galván Reyes, consultora de SETCA Consultoría Ambiental, estimó que los beneficios para las empresas van más allá de los impactos ambientales, pues este tipo de nombramientos y acciones generan una mejor percepción de las empresas por parte de los consumidores y clientes.

“La Profepa es la que te evalúa y ya una vez que cumpliste con todos los requisitos te otorga el distintivo o el certificado y tú como empresa puedes publicarlo, puedes pintarlo en tu fachada o en algún lugar visible y eso te da un estatus de cumplimiento ambiental ante las demás empresas, digamos ante tus clientes”, expresó en entrevista.

En algunos casos, añadió la consultora, los beneficios por contar con alguna certificación federal o local en la materia se derivan en créditos gubernamentales para la adquisición de equipo, incentivos fiscales, disminución de auditorías ambientales, la oportunidad de vender insumos o servicios a empresas que exigen procedimientos sustentables en las operaciones de sus proveedores, entre otros.

INICIATIVA ESTATAL

Y es que los asuntos verdes en la industria no son solo un tema federal. A principios de junio de este año, se dio a conocer el Programa de Auditoría Ambiental en Querétaro, impulsado por la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Urbano.

José Luis Peña Ríos, titular de la mencionada dependencia, dio detalles de la iniciativa, a través de la cual empresas y organizaciones podrán certificarse en materia ambiental. Además, se promoverá la auditoría como instrumento de política que contribuirá a la reducción de efectos negativos generados por la incorrecta disposición de desechos.

El objetivo, continuó el funcionario, es privilegiar la orientación antes de la sanción, además de detectar áreas de oportunidad para que las empresas puedan crecer y mejorar el manejo de residuos y el uso de la energía.

Durante el evento de presentación del programa, 30 empresas asentadas en Querétaro hicieron entrega de cartas intención para ser parte de este esquema. 

Una de ellas fue Pilgrim’s México, cuyo director general, Charles Von Der Heyde, refrendó su compromiso para cumplir con la normatividad aplicable y explicó que la empresa tiene el reto de hacer un uso sustentable del agua, el aire y la tierra.  

En Querétaro, la productora de pollo tiene seis plantas: Los Cues, Alimentos Querétaro y Colón, Incubadoras, Centro de Lavado San Juan del Río y Producción Avícola Zona Centro.

Se estima que para el presente mes de septiembre se otorguen los primeros distintivos del programa.

  • Por cortesía de  «Mexico Industry»