La economía 4.0 automatizará más el empleo, pero despertará la creatividad

La tecnológica Nice dice que el mercado laboral se asoma nueva era, marcada por cambios cada vez más rápidos y ciclos de vida menores cuando se habla de productos y soluciones, una que traerá impactos significativos para los negocios, lo que se reflejará también en una nueva forma de trabajar.

Por:  Nícolas Lucas

La automatización es cada vez más frecuente en las organizaciones, especialmente con el uso de la Inteligencia Artificial (IA) y el Machine Learning, y esto hace pensar que el futuro del mercado del trabajo pasa por una serie de eliminaciones masivas de empleos. Sin embargo, existen posibilidades de que estas tecnologías provoquen la aparición de nuevas profesiones, dijo la firma NICE.

La tecnológica dice que el mercado laboral se asoma nueva era, marcada por cambios cada vez más rápidos y ciclos de vida menores cuando se habla de productos y soluciones, una que traerá impactos significativos para los negocios, lo que se reflejará también en una nueva forma de trabajar.

Por ello, será fundamental que los líderes de las empresas y de las entidades de gobierno se preparen para una nueva configuración de cargos y funciones que podrán surgir más rápidamente de lo que imaginamos. Así, las inversiones en educación deberán ser prioritarias para que todas las personas puedan estar preparadas de cara al futuro.

“Aunque existen visiones pesimistas sobre el aumento del desempleo con la utilización creciente de los robots, hay algunos expertos que apuestan a la creación de nuevas profesiones para atender las necesidades de la Economía 4.0. Ya se habla de cargos como analista de cyber ciudad, analista de machine learning cuántico, gerente de desarrollo de negocios de inteligencia artificial, gerente de equipo hombre-máquina y detective de datos, y esto son sólo ejemplos”, estimó Luiz Camargo, gerente general de NICE para América Latina.

Los cambios venideros en el mercado de trabajo serán positivos en la medida en que estimulen la creatividad, además de liberar a las personas de tareas monótonas o repetitivas, que ahora pasarán a ser ejercidas por los robots. Así, según NICE, los nuevos empleos demandarán habilidades analíticas, matemáticas y digitales, con un toque de neurociencia.

Con el incremento de tecnologías como las Robotic Process Automation (RPA), nuevas funciones serán desarrolladas en el corto plazo, como ingeniero, arquitecto y consultor de RPA. El objetivo es ayudar a los empleados a entender las mejores prácticas de automatización y cómo el RPA puede mejorar la eficiencia de los flujos de trabajo.

De esta manera, los nuevos títulos como “Chief Robotics Officer” comenzarán a surgir, ya que la tecnología se volverá más conocida y atractiva para el mercado, en la medida en que garantiza la agilidad y eficiencia de los procesos.

“Las empresas también serán más selectivas sobre qué procesos automatizar. Muchos proyectos fallaron en 2018, porque fueron conducidos de manera equivocada; no siempre el área o los procesos incluidos en los proyectos de inversión en digitalización y automatización poseían las condiciones ideales de esfuerzo versus generación de resultados. Esta redefinición estratégica de prioridades, enfocando la atención en métricas objetivas como el número de usuarios de un determinado proceso, tiempo de ejecución y complejidad, generará un mayor retorno sobre la inversión y garantizará el éxito de las organizaciones en sus iniciativas de transformación digital”, dijo Luiz Camargo.

Una vez que las organizaciones dominen la automatización de tareas simples, podrán incorporar tecnologías más avanzadas, como el OCR (Optical Character Recognition o reconocimiento óptico de caracteres), permitiendo que más elementos sobre los datos sean interpretados por robots autónomos.

“La tecnología revoluciona constantemente el mundo corporativo. Los beneficios de la inteligencia artificial ya se perciben en la productividad de los negocios y en las ventajas competitivas. Y no estamos hablando sólo de los chatbots, que ya existen y son muy utilizados, pero sí de proyectos más robustos con habilidades cognitivas capaces de procesar datos, optimizar procesos, racionar, garantizar precisión, corregir errores y solucionar problemas, del trabajo”, comentó el experto.

  • Por cortesía de  “El Economista”