Con más incentivos, aumentan empresas avaladas por Semadet

La dependencia califica la disminución en las emisiones, en el gasto de energía, en las descargas y en los residuos; en el sexenio suman 118 empresas “verdes”

Por: El Informador

Los estímulos y los programas de difusión entre las industrias y empresas han incrementado las certificaciones en el Programa de Cumplimiento Ambiental Voluntario. Si en 2013 había sólo siete acreditaciones por la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), el año pasado fueron 41.

El recuento es que, en el sexenio, suman 118 empresas “verdes”, confirma la Dirección de Protección y Gestión Ambiental, pero otras 231 están inscritas y 76 en proceso de validación.

El procedimiento de cumplimiento ambiental voluntario consiste en una evaluación del estado y desempeño de un establecimiento. Así se evitan sanciones y obtienen los siguientes beneficios: disminución en las emisiones, en el gasto de energía, en las descargas y en los residuos. También existe una eficiencia de recursos, ahorro de insumos, mejora de procesos y baja prioridad de inspección.

Entre los estímulos que otorga el Gobierno destacan la condonación del pago de los derechos en autorizaciones de etapas de manejo de residuos, opiniones técnicas y evaluaciones en materia de impacto ambiental, evaluación de la cédula de operación anual en materia de emisiones a la atmósfera y exenciones en materia de impacto ambiental.

Aumentan empresas “verdes” en Jalisco

El año pasado, 41 empresas de Jalisco recibieron su certificación del Programa de Cumplimiento Ambiental Voluntario (PCAV). La cifra es seis veces más desde el arranque del proyecto en 2013, cuando apenas eran siete, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet). Hoy, 118 compañías tienen la acreditación estatal.

Para Rigoberto Román López, director de Protección y Gestión Ambiental, el incremento se debe a la difusión del programa en las cámaras industriales.

“Vamos a todas las cámaras y nos encargamos de hacer promoción para que las empresas vean que les conviene más estar certificados, a que un inspector las sancione”.

Un factor importante del aumento en la certificación son los incentivos que ofrece la Semadet, como la condonación del pago de los derechos en autorizaciones de etapas de manejo de residuos, opiniones técnicas y evaluaciones en materia de impacto ambiental, evaluación de la cédula de operación anual en materia de emisiones a la atmósfera y exenciones en materia de impacto ambiental.

Una empresa certificada garantiza que cumple con sus obligaciones ambientales, no sólo con la autoridad estatal sino también con las entidades ambientales competentes a nivel municipal y federal.

El sector tequilero, hoteleros, la industria alimenticia y manufacturera destacan entre los que más han respondido a la certificación, aunque también hay empresas pequeñas y restaurantes que se han sumado al compromiso de disminuir las emisiones contaminantes.

De acuerdo con el funcionario, las compañías deciden certificarse de manera voluntaria al abrir sus puertas a una auditoría ambiental a cambio de beneficios económicos, sociales y ambientales.

El procedimiento consiste en firmar un convenio con la Semadet y contratar a un auditor acreditado por esta dependencia para evaluar el cumplimiento de la normativa ambiental en los tres niveles de Gobierno y determinar un plan de acción para corregir las fallas en un periodo que puede ir desde tres meses hasta dos años.

“Otro beneficio son los ahorros, nos ha tocado certificar empresas que están pagando mucho por deshacerse de sus residuos, en lugar de venderlos”.

También se multiplicó el número de registros otorgados como empresas generadoras de residuos de manejo especial en los últimos cinco años, al pasar de 18 a mil 179 registros.

La Ley de Gestión Integral de Residuos obliga a las empresas generadoras de residuos de manejo especial a registrarse ante la Secretaría para llevar un inventario anual de sus residuos. “Es muy importante que registren cuánto están generando y qué tipo de residuos para que puedan generar menos o venderlos”.

Por otra parte, también aumentó el número de empresas que cuentan con licencia ambiental en materia atmosférica, de 35 a 67, entre 2013 y el año pasado, como exige la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

  • Por cortesía de el  “Informador”